Confieso: soy muy cafetero. Y lo digo porque llevamos poco tiempo en Menú para 2 y ya hemos tocado el tema de la cafeína un par de veces… Pero hoy no puedo resistirme a hablaros del Kopi Luwak, oficialmente el café más caro del planeta.

Al año se cultivan unos 500 kilos de esta variedad en todo el mundo, por lo que se trata de un producto muy escaso. Éste es uno de los motivos por el que cuesta tanto: unos 900 euros el kilo de media. Si tenemos la suerte de dejarnos caer en algún sitio tan exclusivo como para que nos ofrezcan una taza de Kopi Luwak, seguramente el precio que tendremos que desembolsar por ella sean unos 70 euros. Principalmente, podemos encontrarlo en Japón y Estados Unidos.

Se dice de él que es increíble, indescriptible; aunque los que han podido encontrar las palabras para expresar su sabor dicen que encuentran matices de vainilla, de cacao, con un toque de caramelo y con una amargura prácticamente inexistente. Así pues, estamos hablando de un café muy peculiar. Pero… ¿sabéis cómo se produce?

Las plantaciones de esta variedad las encontramos en Indonesia, pero contrariamente a lo que podáis pensar, no se trata de un café muy distinto al resto. Vayamos por partes: Kopi en indonesio significa café, y Luwak es como llaman a la civeta, una especie de gato montés que habita en esa región. ¿Un gato? Sí. La civeta es en gran parte la autora de esta diversidad. Os cuento:

luwakciveta

Este animal parece ser capaz de escoger los granos de café que están en su punto de maduración óptimo, entonces los coge y se pone a tostarlos… ¡NO! Se los come, digiere sus pulpas y depone las bayas enteras. Las encimas del aparato digestivo del Luwak ejercen una reacción en los granos que elimina su amargura, por lo que en el producto final no hace falta echarle azúcar. Como he dicho, presenta un sabor dulce sin perder el intenso aroma del café.

excrementosluwak

Los granos de los excrementos de la civeta, se separan, se lavan y se pelan. Luego se tuestan -generalmente de forma artesanal- y ya solo queda molerlos para obtener el café final. No os preocupéis, en nuestra taza, no percibiremos ningún tipo de resto animal, puesto que en el proceso se elimina todo. Aún así, no deja de ser curioso que éste café tan caro se produzca así, ¿verdad?


Privacy Preference Center