Según un reciente estudio publicado por el JCEM (Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism), hay gente propensa a ganar peso después de someterse a una dieta.

Con este nuevo estudio, llevado a cabo por los investigadores de CIBERobn, se puede identificar a aquellos pacientes con predisposición a recuperar el peso perdido durante la dieta comprobando sus niveles de leptina y ghrelina.

Como ya señalamos la semana pasada, la ghrelina (conocida como la hormona del hambre) despierta el apetito, con lo cual es muy fácil caer en la tentación de comer sin medida después del régimen. Por contra, la leptina es todo lo contrario, ya que inhibe las ganas de comer proporcionándonos una mayor sensación de saciedad.

Según como salga la combinación de los niveles de ambas hormonas se puede predecir si una dieta dará un resultado satisfactorio o no. Hasta ahora, la recuperación del peso perdido después de una vigilia (efecto yo-yo), se atribuía a dietas desequilibradas en las que se perdían muchos kilos en poco tiempo.

Gracias a esta nueva tesis, se podrá tratar la obesidad de cada paciente con dietas personalizadas, adecuadas a cada caso para poder garantizar su éxito final. De igual modo también se ha detectado un patrón distinto según el sexo del individuo. La ghrelina aparece más baja en las mujeres y la leptina más alta en los hombres, apunta la doctora Crujeiras.

El conjunto de investigadores continuará su búsqueda para conocer más sobre los mecanismos moleculares, de manera que se puedan obtener en un futuro programas específicos que sean capaces de restablecer este tipo de hormonas.

Vía The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism