Die Kuh die lacht: La vaca que ríe – Frankfurt am Main (Hessen, Alemania)

“La vaca que ríe”. ¡Así es! Éste es el nombre de nuestro restaurante de hoy. No, sé lo que estáis pensando…, no es la de los quesitos. Todos cuando éramos pequeños comimos esos triangulitos de queso de ‘La vaca que ríe” en algún almuerzo en el ‘cole’, por eso nos viene a la cabeza el queso. Pero ahora ya somos mayores y no nos conformamos con muñir a la vaca para producir el queso, ahora queremos su carne, ¡aunque no todos!

Es por eso que en este restaurante-hamburguesería respetan a todo el público e incluyen a los veganos/vegetarianos, como yo. Es muy agradable poder ir a comer con alguien que no es vegetariano a una hamburguesería y poder comer algo más que patatas fritas.

IMG_3889

Este restaurante está situado en Frankfurt am Main, en la región de Hessen, Alemania. Dentro de la ciudad de Frankfurt está en un sitio muy céntrico, justo en la parada de U-Bahn ‘Willi-Brandt-Platz’.

Su carta está en alemán, aunque puedes pedir que te traigan una en inglés. Igualmente, su especialidad por ser una hamburguesería, obviamente, es la hamburguesa. Es por eso que aunque no sepas concretamente qué estás pidiendo, tienes poco margen de error por dos motivos: uno, las hamburgesas tienen una combinación de ingredientes extraordinaria y, dos, el sitio cálido y amplio hace que te guste sí o sí.

En la carta también constan cuatro tipos de ensaladas, siendo una de ellas la típica ensalada César que tanto triunfa hoy en día, allá donde vayas. Si vas con niños, ningún problema, tienen menús para ellos también. Si vas con una vegetariana, tienes opciones para ésta también. Así pues, como os he comentado, se trata de un restaurante apto para todos los públicos literalmente.

Concretamente, tienen tres opciones vegetarianas para el relleno de la hamburguesa: Nuss-Patty, Falafel-Patty y Tofu-Patty. He probado las dos primeras y os aseguro que están exquisitas a la vez que muy bien hechas. No se desmigajan como cabe esperar en estos casos, y tienen un gusto acentuado. Cualquier opción que escojas, combina perfectamente con cada uno de los acompañamientos que puedes elegir.

IMG_6753

Casi todo el mundo conoce el Falafel, dado que se está extendiendo por toda Europa gracias a los miles de restaurantes Dönner que hay esparcidos por todas las regiones europeas. El Tofu, muchos creen que es del único lugar de dónde los vegetarianos sacan la proteína, pero esto ya es otra historia. Está hecho de garbanzos, pero al comer la hamburguesa no serías capaz de notarlo. Visualmente, parece un trozo de carne, luego, ves las migajas que delatan que se trata de algo vegetariano, y, finalmente, cuando lo pruebas… ¡¡Mhhh!! Tiene un gusto un tanto peculiar; suave pero de textura espesa, me recuerda a las croquetas de champiñones pero sin ese gusto tan fuerte de hongo. Finalmente, la Nuss-Patty, es quizás mi preferida. Nuss en alemán significa nuez, por lo que tiene trocitos de nueces pero también de otros frutos secos. Cuando la comes, se nota consistente y muy calórica. Su sabor se asemeja a la de frutos secos triturados, aglutinados con algún tipo de harina que le da un sabor fuerte y espeso.

¡Ah! ¡Claro! !Y las patatas fritas! Están riquísimas, tremendamente bien fritas y con un color dorado muy jugoso. Se me nubla la mente tan sólo de pensarlo. Puedes pedir la salsa que quieras: mayonesa, ketchup… Aunque, cabe decir que las patatas no vienen incluidas con el precio de la hamburguesa. Debes pedirlas aparte. Hay diferentes tipos, incluso, ¡patatas de verduras!

¿Con qué acompañarías una buena hamburguesa si estuvieses en Estados Unidos? Con un refresco de cola o naranja, claro. Pero como estamos en Alemania sería un pecado capital no bebernos una cerveza bien grande. Por eso pedí una, aunque no era del terreno. La Allgäner Büble Bier es una cerveza bávara con un color ámbar muy intenso y una presentación excelente; botella y tapón a la vieja usanza. Tan densa, que no dejaba pasar la luz a través de ella. Un gran sabor a cereal, tanto, que bebes una y casi que te quedas lleno sin haber ni empezado a mordisquear nada.

IMG_5829

Lejos de ser la típica hamburgesería repleta de gente, ruidosa y golosa, nos encontramos con un lugar tranquilo, acogedor, con mucha luz y madera. Reúne un ambiente entre fast-food, por sus mesas ya preparadas y su carta-tapé, y restaurante moderno, por su cuidada estética y la atención que se recibe por parte del personal.

Me despido con el lema del restaurante: DAS EINZIGE WAS UNSEREN BURGERN NOCH FEHLT: DEIN SATTES LÄCHELN! Que vendría siendo: ‘Lo único que les falta a nuestras hamburguesas es tu rica sonrisa’. Y, de verdad que me marché con una sonrisa más grande que la del Chesire Cat en Alice in Wornderland. 🙂


Privacy Preference Center